22 julio 2010

R. es Spam

Ayer recibí un correo de R. (permítaseme no mencionar el nombre completo ni los apellidos aunque lo mereciera) y hoy acabo de mandar al tal R. al infierno de los spams; reconocido como persona non grata para mí. A la porra. Sin misericordia, que así va el mundo por perdonar a quien no se debe. ¿Y porqué -se preguntará alguno- he hecho tal cosa?. El correo de ayer venía remitido por su nombre completo y estaba convencido de que era un virus, sin embargo lo abrí ya que mi mundo informático no ejecuta scripts hechos para los usuarios del sistema informático mayoritario. Hoy he recibido de nuevo correo de R. (este real) en el que se disculpa porque no entiende cómo alguien se ha adueñado de su dirección electrónica para enviar un virus. La intención de R. es hermosa pero ahora -si quisiera- yo dispondría de cien direcciones de correo (sí, a pesar de todo lo sigue haciendo) Ha enviado la disculpa a sus contactos sin encomendarse a Dios, ni siquiera al Diablo, colocándolos a todos en Para, en lugar de en Copia Oculta. Hace poco un juez condenaba a una persona por enviar así un correo y ocasionar daños a un tercero. Yo, claro, no haré tal, como decía un viejo que conocí: "Más vale una mala avenencia que una buena sentencia". R. te declaro spam