29 julio 2010

Imagen del mundo

A mí no me dirige ninguna nanny - dijo mi padre entrando en Salamanca. Y llegó sin ella, ¡vaya que sí! A pesar de todo, se sorprende de lo lista que es "la nanny" y cómo sabe dónde girar y situarse. Nanny es, como habréis supuesto, el navegador del coche. Mi padre no entiende cómo puede ocurrir eso, yo tampoco, claro, pero lo acepto como un regalo magnífico (creo que si llegara una catástrofe todos diríamos cosas como que dábamos a un botón y se encendía la luz, o bien, en unos aparatos que volaban llegábamos a N.Y. en un rato, pero no sabríamos cómo producir la luz o la radio. Yo al menos no). Vamos camino de un mundo matrix, un mundo de sueño, donde nadie sabe cómo ni porqué ocurren las cosas. Explíquenme si no cómo estornuda alguien en Londres, la bolsa se desploma y a mí me roban un cinco por ciento mensual. El mundo es cada vez más virtual pero los efectos son reales. Nunca he visto un billete de 500 y dudo que lo vea, mi salario es un número escrito en un papel y hace años que añoro pagar las cañas con tarjeta (ja,jajja). El mundo es una imagen y Suecia ya lo sabe.