28 julio 2010

Familia


Con seguridad de lo mejor que me va a pasar este verano es ver a gente que quiero. Distancias cortas son a veces muros durante el tiempo de trabajo y Pilar me empujó a romper muros este verano. Los años nos van machacando (sin piedad) y en Salamanca tengo parte de mi vida. Lo mejor de todo: que me abriera la puerta mi prima M. -a quien siempre he considerado el mejor amor platónico de mi vida (cuando rondaba la niña bonita)- y me plantara dos besos mientras me decía lo guapo que estaba. Permitidme estas fotos -tan personales -llenas de amor para que veaís lo guapa y simpática que es mi familia salmantina (en baja calidad por que no se trata sólo de mí) y alguna más, más personal, aún, llena de cariño.