24 mayo 2010

Ficción House

La intriga de House dura hasta el primer anuncio, justo un minuto después de su inicio, y consiste en saber quién del grupo de personajes inicial caerá al suelo retorciéndose o en convulsión. Ahí en casa hacemos apuestas sobre si será éste o aquella. Luego, de manera mecánica, la historia solo contempla dos finales: O se salva, merced a una idea genial siempre encontrada por casualidad y no porque las pruebas médicas la hayan descubierto, o va a morir al día siguiente y el paciente habla de ello con cierta calma porque no está ni entubado ni sedado y como mucho tiene un par de goteros . Esto sí es un misterio y no lo de Fátima.