08 abril 2010

Del salmo 4

Respóndeme cuando te llamo,
Dios testigo de mi inocencia;
tú, que en el apuro me abres salidas,
tenme piedad y escucha mi oración.
A A. a quien quiero.