18 febrero 2010

Genes y envases

Admiro como la vida se abre paso sin tener en cuenta nuestras decisiones. Globalmente hablando, a la vida le importa un rábano tres o cuatro cortapisas de nada. Poco interesan nuestras decisiones a las células reproductoras, siempre, en algún otro lugar, habrá envases que las lleven a encontrarse. La vida sigue más allá de un preservativo. Si los caminos se cierran, la menarquia es cada vez más precoz, la menopausia dura más que nunca y siempre hay alguien dispuesto a portar bebés. Nada puede detener a quien su objetivo es sobrevivir.