05 enero 2010

Razonamiento prudente


Deseo y Logro son, quizás, exponentes de la Ley de la Propiedad Inversa. Cuanto más anhelamos algo más difícil es su consecución. El videoejemplo afirma que la probabilidad de conseguir pareja compatible es la misma que la de que te toque la bonoloto. Prácticamente nula, aunque algunos lo consiguen.