30 enero 2010

No es lo mismo

Me topo, sin buscarlo, comerlo ni beberlo, con el patrimonio de los políticos que, aunque ignoro su filiación -si tiene- reparte a todos por igual. Contrasta con la imagen de seriedad (¿nosotros?, ¡sorpresa!) que dicen -algunos- que tenemos. Más allá de todo, sabemos que, todo el que maneja armas de potencial peligro (léase, sin ir más lejos policía) ha, no sólo de aprobar unos exámenes si no además realizar un curso específico sobre su puesto. Pues eso, que los políticos una vez elegidos habrían de realizar un curso específico. Podría haber materias como: El respeto a los demás, La propiedad pública, No soy dios (ni tampoco su hijo), Recuerdo dónde nací y, por sugerir alguna materia más, No es lo mismo jubilarse a los setenta haciendo política que descargando camiones. ¡En fin, que ya me desahogué!