16 noviembre 2009

Muñecas con sexo

Cuando en 2005 presentaron a Repliee Q1 fruto de sucesivos desarrollos del japonés Ishiguru yo ya tuve claro (llamadme obseso) que su primer desarrollo, independientemente de lo que nos contaran, sería para el sexo. El, escaso, tiempo nos va dando la razón. Teme Chávez (temor real porque se trabaja ya en ello en el país presidido por el Premio Nobel de la Paz y hay un importante proyecto de colaboración con Australia para el próximo año) un ejército robótico. No debería, irán primero como concubinas del ejército, desahogo de pasiones que evitarán, de este modo, malos tratos a prisioneros (el sexo es hermano espurio de la violencia, aunque no lo quiera contar nadie) Nuestras casas tendrán todas un robot femenino al que poder vejar abiertamente y sin temor. Eso sí, tendrán que venderlo como robot doméstico capaz de hacer las tareas más pesadas del hogar, así tendremos el pack completo y la excusa perfecta para la adquisición. Será como internet, ¡qué gran herramienta también para el sexo!