08 noviembre 2009

Más Berne

5 ALBOROTO
Tesis. El juego clásico es jugado entre padres dominantes e hijas adolescentes, donde hay una madre inhibida sexualmente. El padre llega del trabajo a la casa, y encuentra falta en la hija, quien contesta con descaro; o la hija puede hacer el primer movimiento mostrándose descarada, por lo que el padre le encuentra falta. Las voces se levantan y el choque resulta más agudo. El resultado depende de quién tenga la iniciativa.
Hay tres alternativas: a) el padre se retira a su habitación y aporrea la puerta, b) la hija se retira a su alcoba y aporrea la puerta, c) ambos se retiran a sus respectivas habitaciones y aporrean las puertas. En cualquier caso, el final de un juego de "Alboroto" está marcado por un aporreón de puerta.
"Alboroto" ofrece una solución penosa, pero efectiva, a los problemas sexuales que surgen entre padres e hijas adolescentes, en ciertos hogares. Con frecuencia sólo pueden vivir en la misma casa si están furiosos el uno contra el otro, y los aporreones de puerta enfatizan, para cada uno de ellos, el hecho de que tienen habitaciones separadas.
En familias degeneradas este juego puede jugarse en forma siniestra y repulsiva, en la cual el padre espera despierto a la hija, cada vez que sale con algún muchacho, y examina cuidadosamente tanto a ella como a su ropa, para asegurarse de que no ha tenido intercambio sexual. La más mínima circunstancia sospechosa puede dar paso al altercado más violento, que puede terminar con que la hija sea expulsada de la casa a media noche. A la larga, la naturaleza
tomará su curso — si no esa noche, la siguiente, o en la de después. Entonces las sospechas del padre están "justificadas", como le aclara a la madre, quien ha estado presenciando todo"desvalidamente".
Sin embargo, en general, "Alboroto" puede ser jugado por dos personas cualesquiera que tratan de evitar la intimidad sexual. Por ejemplo, es una fase terminal, común, de "Mujer Frígida". Es relativamente raro entre muchachos adolescentes y sus parientas, porque para los muchachos adolescentes es más fácil escapar de sus casas en la noche, que para otros miembros de la familia. En una edad más temprana, hermanos y hermanas pueden levantar barreras efectivas y satisfacciones parciales, con combates físicos, patrón que tiene varias
motivaciones a diferentes edades y que, en Estados Unidos, es una forma semiritual de "Alboroto", sancionada por la televisión y por autoridades pediátricas y pedagógicas. En la clase privilegiada de Inglaterra está (o estaba) considerado de mala educación, y las energías correspondientes son canalizadas al, bien regulado "Alboroto" de los campos de deporte.
Antítesis. El juego no es tan desagradable para el padre como a él le gustaría creer; y es generalmente la hija la que hace un movimiento antitético por medio de un matrimonio a temprana edad, que es a veces prematuro o forzado. Si es sicológicamente posible, la madre puede hacer el movimiento antitético renunciando a su absoluta o relativa frigidez. El juego puede amenguar si el padre encuentra algún interés sexual en otra parte, pero eso puede llevar a
otras complicaciones. En el caso de matrimonios, las antítesis son las mismas que para "Mujer Frígida" u "Hombre Frígido".
Bajo circunstancias apropiadas, "Alboroto" conduce naturalmente a "Tribunales".

Encuentro una traducción (lamentable) en internet del ya citado Games that people play. Suelo odiar las traducciones del inglés (p.e. aquí el traductor mejicano Patricio ha traducido female relatives por parienta) pero deseo mostrar cual es la causa, a jucio de Eric Berne, de las relaciones violentas padres e hijas adolescentes así como su relación con la vida sexual (o su carencia) adulta.