26 octubre 2009

Trenes y comida en Plasencia


Entonces el tren paró en la estación de Plasencia y, de acuerdo con la excelente costumbre de los trenes Españoles, nos esperó mientras comíamos. Y, tengo que decir, que esa comida fue diez mil veces mejor que cualquier comida hecha en ninguna sala de espera de los trenes Británicos.