22 septiembre 2009

My Atonement

Dice el autor (escribe con tanto detalle que tentado he estado de poner autora) que no hay expiación ni para Dios, ni para los novelistas. Tampoco para mi que sólo he leído el libro ahora y en la edición más barata de Anagrama. Así que no creo descubrir a nadie el placer que se halla entre las páginas. No vi la película, claro, no veo películas de libros, salvo la saga de Potter, pero eso es por otras razones. Razones personales, también, me llevan a poner esta cita del libro entre otras tantas posibles. Pero al fin y al cabo cada uno lee como gusta.
"Esta vez se detuvo a atisbar el atardecer por la ventana y a preguntarse dónde estaría su hermana. Ahogada en el lago, raptada por gitanos, atropellada por un automóvil que pasaba, pensó ritualmente, pues un sólido principio decretaba que nada era nunca como uno se lo imagina, lo cual era un medio de excluir lo peor"