03 septiembre 2009

Alemania, fin

¿Y después que? ¡Ah, sí, el Caribe Bávaro con pulsera azul! Un preludio de la próxima fiesta de la cerveza. Al día siguiente nuestro vuelo sale tarde así que disfrutamos de un día más en esta ciudad en la que muchas tiendas te venden el traje típico porque se viste con frecuencia (aquí nos daría vergüenza) museos, hay varios, el antiguo, el nuevo y el moderno. Buscamos a los románticos alemanes y por supuesto a Klimt y Wharol, también está Bacon y otros más. ¿Alemania?, bien gracias. Yo creo que al final lo único que me importa es salir unos días de aquí. Ya queda menos para el próximo.

El castillo del Rey Loco, lo asesinaron, dicen ahora los investigadores. Tocaban cencerros. El reloj de Munich es impresionante, cuenta una historia completa.