16 julio 2009

Campamento de inglés

La chica, o la mayor que es lo mismo, se va en tres días a un campamento de inglés organizado por la Junta de Extremadura. A pesar de que el horario es, y se lo repito metiéndome mucho con ella, 1ª clase, 2ª clase, 3ª clase, 4ª clase, 5ª clase, piscina y fuego de campamento, anda, desde hace un mes, contando los días que faltan para irse. La Junta, y esto es también destacable, regala este campamento a los niños de buena nota. Al menos así ha sido en el IES que ella pisa. Así que por primera vez en mi vida un Organismo Público me regala algo que merece la pena. Sólo me cuesta el viaje y los 10€ para pagar el uso de la piscina. Entre esto y lo de la bombilla me voy a acostumbrar a la cosa de las subvenciones y pensiones, tal vez pues también, a sus temores inherentes. Esta mañana, en el paseo, un pensionista vociferaba a otro: "¡Que no!, que tendrán que trabajar otros para nosotros. Eso no nos lo van a quitar". "Bueno -respondía el vociferado-, yo, por si acaso, no quiero que gane Rajoy".