29 abril 2009

Libros para todos

Me gusta la idea de que los libros puedan estar a disposición de cualquiera. Odio por tanto los copyrights y a la SGAE. Aún así, prefiero siempre tenerlos a mano, a mi mano. Los compro siempre y lleno estantes con ellos. No sé si podría vivir sin tocar sus lomos. Soy así de estúpido y melodramático. Repito de todos modos que me encanta que los libros circulen libremente. Aquí tienes una página para leer 257. Sin embargo, yo prefiero el modelo en el que he colaborado desde años y que publicito gratuitamente en este blog. He liberado por este sistema muchos pero jamás he encontrado ninguno, supongo pues que la filosofia de la libre disposición simplemente no funciona. Siempre hay alguien que acaba encontrando un libro y se lo queda para él. En todo caso, ¿a quién se le ocurrió el intento de de cobrar por el alquiler de los libros de las bibliotecas? A alguien que no ha leído un libro en su vida. Seguro.