02 noviembre 2008

Abreacción

Vas comprobando que hasta que no se produce la expresión consciente, normalmente dramática y dolorosa del conflicto, no se comienza a desandar lo andado y a mejorar. No es que uno sea freudiano pero en estas cosas tenía razón. Más allá de sus méritos y fracasos el "chico", inteligente, lo era.