14 marzo 2006

Memoria Histórica VI



Una de las mejores cosas [o peores] de llevar seis años trabajando por la historia de Plasencia es encontrarte patrimonios como este: un sello del Concejo de Plasencia, del año 1.292 acompañado de una habitación repleta de documentos históricos, en manos de un particular que acabará vendiéndolos al mejor pagador, con la mirada esquiva de quien debería estar mirando esto de frente.